24/1/17

Tiempo de festividades (Imbolc)

Dentro de poco será la festividad de Imbolc, o Candelaria, o Santa Brígida, o como la conozcáis según la Tradición que conozcáis y sigáis.
Se celebra el 2 de Febrero y supone el regreso de la Luz, el final del invierno. La vida vuelve a abrirse paso entre la nieve y el hielo, por lo que es un momento perfecto para trabajar y celebrar la fertilidad y los nuevos proyectos.
Sin embargo, yo no lo celebro nunca o casi nunca cuando el calendario lo marca.
Primero, porque yo me guío todo lo posible por un calendario puramente Lunar con eventos solares, y la temporada del deshielo no ocurre en un día en concreto, sino que es un ciclo. Y no tiene sentido celebrar algo que igual no está ocurriendo en esa fecha.

Pongo un ejemplo muy claro: en casa tenemos un huerto. Este año, los primeros brotes de los ajos, que se siembran en Octubre, han comenzado a salir hace una semana. Es decir, aproximadamente el 18 de Enero. Sin embargo, el año pasado comenzaron a salir el 20 de Febrero.
¿Qué sentido tiene celebrar algo que no ocurre el día 2 de Febrero?

No debemos olvidar que la Brujería Tradicional se basa en la observación y la comunión con la Naturaleza. Son sus ciclos los que se deben celebrar y honrar. Y los ciclos no son duales; no se pasa de la Noche al Día así tal cual sino que se transita de un estado a otro pasando por otros estados diferentes.
Igual ocurre con las estaciones; son el pulso, el latido de la Madre. Y no siempre late a la misma velocidad ni en la misma frecuencia.

La sociedad se organiza en base a unos calendario que nada tienen que ver con esos pulsos. Si acaso, los únicos días que sí podemos celebrar con exactitud son los Equinoccios y los Solsticios, porque son eventos que ocurren en un momento determinado y siempre es el mismo (no siempre es el mismo, pero los calendarios sociales se adaptan a ello).

Ahora se ha perdido mucha de la tradición de la vida en el campo, pero quienes la vivimos y la intentamos rescatar nos damos cuenta de que esas festividades marcadas en el calendario pierden toda su razón de ser. Hay una evidente desconexión con la tierra y sus espíritus.
Y la Brujería Tradicional celebrada desde esa desconexión no tiene sentido. Si no resuenas con el latido de la Madre, no podrás honrarla y celebrarla como debe hacerse y se merece. Estaremos pidiendo fertilidad, o prosperidad, o soltando, o limpiando... cuando el momento no es propicio para ello.

El Oficio no siempre se aprende en los libros, de hecho, es donde menos se aprende. Esos ritos de libro poco tienen que ver con el mundo natural que nos rodea, se convierten en ritos artificiales en los que el practicante no está entendiendo realmente lo que está ocurriendo en la Naturaleza. Y hacer eso es como no hacer nada.

Soy consciente de que en la ciudad es más complicado observar esos cambios y que lo fácil es regirse por lo establecido en un calendario artificial. Sin embargo, nadie dijo que la Brujería fuera un camino fácil y ahí reside el poder llamarse Bruja.
En la ciudad no es fácil, pero se puede, os lo aseguro. Pero tenéis que estudiar y aprender la manera de hacerlo, en eso consiste todo. En eso consiste la Brujería, en estudiar y aprender.
Y si estáis unos años sin celebrar festividades porque no estáis en conexión, no lo hagáis. El mundo no se va a acabar. Cuando llegue el día en el que sepáis en todo momento en qué parte del ciclo natural estáis, estaréis preparados para celebrar. Y os aseguro que será realmente especial, porque tendrá sentido.


1 comentario :

  1. Cuantísima razón tienes.
    Hay quien se hace llamar Bruja y ni siquiera sabe cuándo brotan los alimentos.
    Estamos tan inmersos en la sociedad cristiana que hemos olvidado de dónde venimos y qué somos.
    Gracias por este blog.

    ResponderEliminar

© Agata | WS
x x x x x x x .